miércoles, 9 de marzo de 2011

Entre indios en el Río


Los indios llevaron a Diego Salcedo a su fin. Cuando cruzaron aquel río y el no se quiso mojar las pantorillas, lo cargaron por encima. Los indios desconocian la naturaleza de Salcedo, era blanco, vestimenta rara, tenía armas invencibles. Los indios dejaron caer a Salcedo y mientras este trataba de incorporarse, le hicieron tragar el río hasta la muerte. Los indios mataron a Salcedo para ver si podía morir. Dejaron su cuerpo podrir en las aguas, Salcedo nunca se levantó. Pero estas son leyendas, casi cuentos de hadas y probablemente nada de esto pasó.


Ayer la Guadalupe se apareció en Arquitectura. No se llamó a nadie del vaticano, para verificar el milagro. Estaba caminando entre los comunes, olvidando su alto rango. Ayer los estudiantes trataron de ahogar a su Salcedo. Ayer se les pasó la mano. Se hirió a la administración con golpes de insolencia, con aguas estancadas, con cristales efímeros. Ayer no se llegó a nada, tal vez se retrocedió el camino.


Los polizones policías que se recuestan a los portones que aún quedan en la UPR, se hicieron de la vista larga. Todavía no es calculable al comparar las situaciones, como es que una pintata en la calle resulta en más de 20 arrestos, pero cuando se le ataca a la Guadalupe, la policia resiste a intervenir. Aunque tal vez, no se dieron cuenta al estar en fila para esperar que sus botines sean brillados (La uniformada mantiene un limpia botas en sus alrededores, no miento).


¿Qué paso ayer, realmente? Ayer un grupo de estudiantes molestos se desquitaron con un símbolo del poder. Ayer la razón por la cual la policía está rondando el campus riopedrense, dejó de tener credibilidad. Ayer (y probablemente será explotado por el resto de la semana) los medios llevaron al público la peor imagen que se puede establecer del movimiento estudiantil. Nada es blanco y negro, estamos enrredados en grises y ayer fue un día de nubes grises y humaredas.


Ayer los indios quisieron tratar si Salcedo podía ser herido. Probaron su mortalidad y ahora saborean un trago amargo. Los indios y Salcedo se enfrentaron en Río Piedras y ahora nadie sabe cual es el camino a seguir. Los indios ahogaron su imagen en el río y ahora desconocen los rituales para revivirla. Vamos a bailar un areyto, nos hace falta un bohique, a ver si como indios, recuperamos el camino luego de cruzar este Río.

2 comentarios:

  1. Buen uso de la metáfora historiagráfica que según nuestra tradición "nacional", lo de Salcedo suena cada vez más a ficción. Buen post. Saludos. Tienes un nuevo follower.

    ResponderEliminar
  2. ¿Estaremos retrocediendo? Cada dia nos volvemos más salvajes. Saludos, buen post y aquí un nuevo follower.

    ResponderEliminar